Tengo que confesar que el único motivo por el que celebro el fin de año es para reunir a mi gente favorita en casa y secuestrarlos para pasar una fantástica resaca el día 1, con helado, palomitas y una sesión de cine-siesta-risa infinita.

Si os gusta la idea y aunque estéis condenados a un cotillón, es una idea exportable a cualquier día del año, lo que no vale es cualquier película, nada de Harry Potters. Visitad House of Self-Indulgence, fantástico blog que recoge un listado infinito y bien seleccionado de películas de culto, bucead en busca de los títulos más sugerentes y poned vuestros ordenadores a trabajar ya.

Más info.

Mas info.


Y si las películas de culto no son lo vuestro, o estáis solitos, o las estrellas se apiadan de vuestra alma solitaria y el nuevo año os concede una promesa erótica en carne y hueso… o plástico, y os lo queréis currar algo más de lo normal, ¿que tal una mini sesión de porno en 3d ?, visitad You Porn, si no tenéis gafas os las hacéis.

Más info sobre cine en 3d en este artículo de Vice, este reportaje sobre la prímera peli porno en 3d, o la primera europea presentada en Cannes (atención al comentario sobre la adicción). Como dijo Woody Allen “Las mujeres tridimensionales ganan mucho”.